Maravilla: ‘Anne with an E’

Te propongo un nuevo ejercicio. Seguramente tienes una cuenta en Netflix, (o lo robas la clave a algún amigo), y si eres de los que pasan horas divagando indeciso sobre qué ver; no esperes que alguien te recomiende, o se ponga de moda una serie, y simplemente dale ‘play’ a lo primero que te despierte curiosidad. Te garantizo que hay historias que te van a fascinar, sin necesidad de que sean las grandes producciones que se hacen para las masas, como ‘Game of Thrones’ o ‘Stranger Things’ (series que obvio me encantan)…
‘Anne With an E’ despertó esa curiosidad un día que tuve que pasar todo el día en cama en reposo, no me sentía nada contenta, y buscaba algo simplemente para pasar las horas sin ningún tipo de intriga en mi cabeza. Nunca me leí el libro, ni vi la versión de 1985. Sabía quién era el personaje, pero nada más que eso. La elección no pudo ser mejor. Aunque la serie me dio una cachetada por subestimarla, y asumir que era algo tonto sin contenido. De las mejores que he visto este año. 
No esperes una trama intrigante y novedosa porque no es lo que vas a conseguir aquí. Yo me encontré con una serie muy bien hecha, producción impecable, paisajes bellísimos, personajes inteligentes y mensajes brillantes. Soy fan de las series de época, y aquí los trajes y los escenarios son perfectamente logrados.
Me transportó al principio de mi infancia, súper chiquita, mi mamá nos podía a hacer la siesta viendo ‘La pequeña casa de la pradera’ que la pasaban a las dos de la tarde. Una linda nostalgia.

Deja un comentario

Menú de cierre