La resistencia no resistió

La gente está tan desgastada que ya ni esto sorprende.
No sé, llámenme ilusa, pero yo de verdad creía que está era la oportunidad… quizás porque en este momento justo realmente lo necesitaba. Soñaba con volver a casa. Soñaba con libertad; la libertad en todos sus sentidos… y me aferré a la ilusión de algo que –aparentemente- no tenía pies ni cabeza.
Ahora voy mal-pegada preguntando a quien me encuentro “¿qué piensas de que la calle murió?”… y al unísono todos me han contestado “mejor no hablemos de eso”… Me he sentido intensa y avergonzada; pero al rato lo que me siento es furiosa de esta indiferencia… y es que eso fue lo que lograron… hastío, flojera y burla.
¿Cómo los callaron? ¿con plata, con miedo, con amenazas?

¿Dónde está la resistencia?

Deja un comentario

Menú de cierre