Conociendo Los Cayos

Quizá lo que me enamoró de Los Cayos fue haber ido con cero expectativas. Claro que tenía ganas de conocerlo, pero no esperaba encontrar nada muy especial. Había oído uno que otro comentario despectivo, de ese tipo de personas que no le encuentran nada bueno a nada. En fin, mi esposo armó todo un plan casi sin consultarme y de un momento a otro estaba vía a acampar a la orillas del mar.
Mi impresión, un pueblito con una identidad propia muy marcada. Apenas entrando ya te das cuenta que no estás en Miami. Ni en ninguna otra cuidad de Florida que conozcas. Cada esquina tiene su color y sus detalles característicos. Me da sensación de vida de isla, todo tranquilo, todo pausado. Es diferente.

Fui sin pretensiones, y sin comparaciones en mi cabeza. Y creo que así pude encontrarle la esencia que lo hace distinto a todo lo demás que he conocido.
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *