Tips empalagosos


Hace tres años unos amigos se casaron y al poquito tiempo se fueron a vivir a fuera del país. Pasamos tiempo sin verlos, y como a los seis meses vinieron de visita a Caracas, nos reunimos un día y mientras conversaba con la esposa le pregunté sin ánimos de ahondar demasiado en el asunto, que qué tal su vida de casada… Ellos eran los típicos que de novios se la pasaban peleados… Se querían muchísimo y se les notaba a leguas, sin embargo él solía llegar a muchos planes sin ella porque por alguna razón u otra habían tenido una discusión ese día. Total que cuando nos volvimos a ver mi amiga me dijo que le iba de maravilla, que su vida de casada era mejor de lo que nunca soñó… me alegré muchísimo, y seguramente en el fondo sentí algo envidia sana. Y mientras conversábamos de todo un poco me dijo:  -¿Sabes que es lo más importante de estar casada? Aprender a elegir bien tus batallas… ya no estamos para estar peleando por cualquier estupidez que se nos pase por la cabeza… Las peleas desgastan las relaciones, así que si vamos a perder el tiempo peleando, más vale que sea algo de vida o muerte, con lo que no podamos vivir-.

 

La conversación no pretendía ser trascendental, pero nunca olvido su consejo que por más cliché que pareciera en esta etapa es bastante util. 
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *