is it really the end of the fucking world?

Vi The End of the Fu***ing World en una tarde donde solo tenía que trabajar intensamente en Photoshop, y esos días son lo máximo porque puedo trabajar y hacer algo más en paralelo; cosa que no me pasa cuando tengo que escribir obviamente. Ahí no puedo escuchar ni música clásica, no sé, manías mías… Tenía pocos días estrenada, y no sabía prácticamente nada de la serie.

Vi antes de comenzar el breve tráiler que pone Netflix, y no me llamó mucho la atención. En el transcurso del primer capítulo me di cuenta que era británica, eso me gustó. Las últimas dos series inglesas que vi habían sido cheveres.
Al poquito tiempo de comenzar te das cuenta que es una tragicomedia bien hecha, estéticamente bellísima, con personaje que pensé que detestaba, pero cada vez les iba agarrando más cariño. Yo nunca fui una adolescente rebelde, esa etapa de mi vida fue tan convencional que en principio siempre suelo sentir rechazo hacia esos personajes retorcidos y caóticos que no saben nada de la vida y lo único que hacen es quejarse… y de eso se trata esta serie, lo bueno es que eventualmente te convencen y te pasan a su propio bando.  

Es adictiva, emotiva, divertida. Me recordó a Dexter, una de mis series preferidas de todos los tiempos, pero en su versión británica y adolescente.

Y el fin del mundo? Quizás encariñarte con una serie que no tendrá segunda temporada. 

Deja un comentario

Menú de cierre